Este término, en lo referente a la historia del Alano español, carece del pleno sentido que pueda haber tenido en otras especies o razas del reino animal.
Realmente en los años 80, cuando se inició esta cría organizada fuera de los ambientes rurales dónde su utilidad ganadera era aún necesaria, la raza no estaba extinguida, aunque ciertamente se redujera a un no muy numeroso grupo de representantes. De tal modo, la tarea consistió más exactamente en multiplicar a los ejemplares más válidos, eso sí, con un criterio absolutamente funcional; Ahora bien, en honor a la verdad, de no llegar en este preciso momento aquel grupo de personas que formaron el G.A.PA.E.(Grupo de Amigos del Perro Alano Español) en pocos años, con una gran probabilidad, habríamos perdido la raza para siempre, ya que el inestimable núcleo de Alanos localizado en el Valle de las Encartaciones cántabro, estaba completamente ligado al agarre de ganado monchino disperso por varios municipios de esta zona: Trucíos, Guriezo, Sámano,

  Bermejo

Arcentales, Castro Urdiales, Cueto, Gordón... y en pocos años, a finales de los 90, esta raza vacuna autóctona fue dejando paso a otras económicamente más rentables, de mayores kilajes, y que implicaban infinitamente menores esfuerzos y riesgos en la cría, puesto que no necesitaban de perros de agarre para su manejo, con lo cual detrás de bueyeros habrían ido alaneros; y en el resto de zonas dónde se encontraron otros Alanos, como Salamanca, Extremadura, o la comarca del Aliste de Zamora, su presencia era prácticamente anecdótica

  Linda " la Roja", con Navarro "el de Sámano", padres de Brutus.

 

  Madre de Mundial

Veamos en concreto cuáles fueron estos perros, que hoy ya son míticos, puesto que sirvieron de cimientos sobre los que todos nos apoyamos para desarrollar nuestras líneas:

  Marqués, padre de Mundial

Nabarro, Limón, Loli, Txakur, Mundial, Chato "El Rojo", Carpintero, Linda "La Roja", Vilko y Vilko II, Milka, Leisi, Bermejo, ....

  Hermana de Mundial, Madre de Linda " La Roja"